Vocento y el Dato: un tándem que va más allá de la analítica